EL BUEN DUELO

empezando olvidando Dec 08, 2020

Si, el duelo es bueno. Pero cuando sofocas tus emociones porque así te lo han dicho o porque te asustan las reacciones de otros a tus propias reacciones, el dolor del duelo se queda atorado y entonces tú también te quedas atorada.

Yo lo sé porque es mi historia. Mis dos hermanas murieron con un año de diferencia una de la otra, de una forma trágica y repentina. Yo era su hermana menor y estaba apenas aprendiendo a ser un adulto a la edad de 21 años.

Sentí como si me hubieran cortado las piernas. No tenía idea de que hacer. Fui a grupos y terapeutas buscando ayuda. Cuando le dije a una terapeuta que mis emociones afloraban incontrolablemente, ella me enseñó como beber agua para evitar llorar. Trágate tus emociones, me dijo. Y así lo hice.

Simplemente no sabemos qué decirle a alguien y el mensaje que recibimos es, guárdatelo todo:

“Wow, yo no podría haber sobrevivido perder a mi hermana”

“Ella está ahora en un lugar mejor”

“Todo ocurre por una razón, es el karma (o el plan de Dios)”

“Necesitas controlarte, estás perturbando a la gente”

No solo fueron los comentarios de otros los que me enseñaron a guardarme mis sentimientos, sino también era mi propio miedo. Los recuerdos alegres brotaban en los lugares más extraños pero eran rápidamente ahogados por un tsunami de emociones dolorosas. Empujar estas emociones hasta el fondo, me mantenía en un desierto seco y polvoso, trabajando horas extras para sobrevivir.

Al principio, no encontrando ayuda en ningún grupo o terapia, me metí de lleno en las actividades físicas. Andaba en bicicleta cientos de millas cada día, corría, boxeaba y practicaba un tipo de yoga intenso y sudoroso. Esto ayudaba a mantener mis sentimientos a raya pero también lo usaba para extenuarme y así no sentir más.

Más tarde, una parte de mí me guió hacia una práctica que era más consciente y que fortaleció mis nervios, mi cuerpo y mi mente. Estoy profundamente agradecida de haber sido guiada hacia una práctica que me ayudaría con los altibajos que vendrían. Cada pérdida subsecuente o la escena trágica en una película, eran detonadores para todo ese dolor guardado y sin resolver. Y cuando mi vida, como la conocía, dio un vuelco, supe como centrar mi cuerpo físico y calmar mis nervios para levantar mi espíritu.

Recientemente comencé un proceso de expresar todas las cosas no dichas, todas las emociones que me llenaban de culpa y pena y a celebrar todos los bellos recuerdos sin miedo o dolor. A veces me siento escéptica a la idea de moverme más allá del dolor de la pérdida y el sentimiento de culpa que surge de sentir que sobreponerse al dolor es olvidar. Pero estoy empezando a sentir algo de movimiento y como el yoga, es un proceso.

El Yoga es un tema emocional a través del cual podemos tocar los recuerdos más profundos y liberarlos. El Yoga me ha hecho ser más perceptiva conmigo misma y más resistente al enfrentar tormentas.

Estoy aceptando esta idea de que puedes moverte más allá, integrando, no olvidando, moviéndote hacia una vida más verde y fecunda.

 

Stay connected with news and updates!

Join our mailing list to receive the latest news and updates from our team.
Don't worry, your information will not be shared.

We hate SPAM. We will never sell your information, for any reason.